ESENCIAS PARA CONQUISTAR LA INVULNERABILIDAD

 

AGRIMONY para cuando estamos preocupados y no conseguimos resolver nuestros conflictos, a la vez no queremos compartir con los demás nuestras preocupaciones y disimulamos que las tenemos tras una máscara alegre y un “no pasa nada”, “estoy bien”. Le quitamos importancia a los conflictos que nos atormentan, lo que nos genera ansiedad, pudiendo optar por aliviar la ansiedad con diversiones, fármacos, etc… La mayoría de las veces no sabemos cómo expresar lo que nos ocurre y nos cuesta mucho esfuerzo comunicar lo que pensamos. Creemos que los demás se incomodarían con nosotros, porque en vez de proporcionales bienestar, les molestamos con nuestras preocupaciones. Queremos sentir paz y que haya paz en nuestras relaciones, y para ello no permitimos que nuestros conflictos puedan desestabilizar la supuesta armonía.

La esencia nos proporciona que podamos comprender que la PAZ se alcanza cuando nosotros podemos expresar y comunicar desde nuestro pensar, lo que conlleva que podamos mantener una coherencia, ser más fieles a nosotros y poder estar en medio de los demás expresando libremente.

 

CENTAURY para cuando no podemos continuar esforzándonos en proporcionar a los demás su bienestar. Estamos cansados y hemos dejado de atender a lo que realmente queremos, y que nuestro interior está demandando. No sabemos cómo plantear que necesitamos atendernos a nosotros mismos, ya que pensamos que los demás nos dejarían de apreciar. Pero tampoco sabemos como parar esa demanda que en nuestro interior nace tan insistentemente. Es una lucha interna que genera desasosiego, y que invade nuestro sentir, porque no podemos dejar de pensar en que no podemos hacer lo que queremos. 

La esencia nos proporciona que podamos comprender cómo es aplicar la VOLUNTAD. Se hace necesario atender a lo que nuestro interior demanda, porque en nosotros está la necesidad de aprender, y de sentir que somos un ser individual, que usa su propia voluntad.

 

HOLLY para cuando sentimos rabia, ira, deseos de venganza. Deseamos que otros paguen por lo que han hecho. No sabemos cómo detener la furia que sentimos, y que ha provocado que tengamos una reacción que no somos capaces de controlar. Reaccionamos así porque creemos que el otro ha actuado con malicia, ocasionándonos algún tipo de daño o perjuicio que no podemos ni tolerar ni consentir. 

La esencia nos proporciona que nosotros podamos llegar a comprender que TODOS SOMOS los que estamos haciendo esta vida, que todos tenemos limitaciones y dificultades, que cada uno actúa según comprende, que hacer daño a los demás, la mayoría de las veces, es por no saber enfrentar las propias dificultades, porque nos faltan recursos y capacidades. Otras veces hacemos daño a los demás sin tener la consciencia de lo que estamos haciendo, porque no comprendemos que nuestros actos generan consecuencias.

 

WALNUT para cuando no tenemos un sentido de lo que somos, y no somos capaces de enfrentarnos a lo que es la costumbre, a lo que creemos que es lo que tenemos que hacer, a lo que se espera de nosotros, a lo que es habitual que hagamos, a lo que otros dicen que somos. No podemos construir nuestra propia individualidad porque nos sentimos empequeñecidos ante tanta amenaza, y la influencia nos empuja a no considerar lo que somos. 

La esencia nos proporciona que podamos comprender que tenemos una individualidad, y que SABER QUÉ SOMOS consiste en darnos cuenta de que nosotros somos los que dirigimos nuestra propia vida. 

Share This